Tu revista de viajes

Los viajes no tienen por qué ser aburridos

Estamos acostumbrados a buscar viajes al extranjero siempre que tenemos tiempo. Sí, es cierto que fuera de España hay muchas experiencias nuevas por vivir, y también es cierto que si buscas con antelación es posible encontrar verdaderas gagas para nuestro bolsillo. Pero un hecho que no se puede pasar por alto es las sorpresas que nos podemos encontrar en nuestro propio país.

Mi mujer y yo estábamos decididos a viajar por España, pero a pesar de la cantidad de sitios diferentes que nos habían recomendado no encontrábamos lo que buscábamos. Dado que viajábamos con niños pequeños decidimos coger el tren, porque ahora sí que merece la pena por el precio que tiene. Una familia de cuatro personas puede elegir asientos con mesa y ahorrarse bastante dinero.

Lo único que nos preocupaba de viajar en tren era la habilidad de los niños para convertir un viaje tranquilo, en una guerra medieval, una pelea en el circo, una persecución digna de las películas de Hollywood, o un drama de la época victoriana lleno de llanto y drama. Es cierto que viajar con niños puede ser un problema para los demás pasajeros, por eso estuvimos buscando la manera de hacer el viaje de una manera más dinámica.

Y como no, San google nos dio la respuesta. Pero antes de contar la respuesta, permitirme recordar que los trenes han estado con nosotros desde el siglo XIX, y que en el pasado había una cultura arraigada a viajar en tren. Todavía recuerdo las historias, que se producían en los trenes, contadas por mis abuelos y profesores. Siempre me resulta curioso cómo no hace mucho un viaje en tren era toda una aventura que podría durar días, y en la que se llegaba a cocinar en el propio tren con unas cacerolas especiales. De hecho, mis abuelos se conocieron en un tren, y mantuvieron la relación mediante carta hasta que mi abuelo se fue a vivir al pueblo de mi abuela.

Trenes culturales

Ahora sí, la respuesta. Existen trenes turísticos a lo largo de toda la geografía española, en los que se recrea como eran los viajes de antaño, y en los que es un placer para disfrutar y dejarse llevar de los espectáculos que van sucediendo a lo largo del trayecto. Durante el trayecto se suceden representaciones de situaciones típicas que se producían hace no muchos años, y te dan a probar los productos típicos de la zona. Sin duda es una distracción para los niños, y también para los adultos. Además, los paisajes por los que el tren pasa son dignos de foto.

Al decidir esta opción para viajar, pensamos que sería muy divertido disfrazarnos para tematizar el viaje. Por ejemplo, mi marido y yo nos disfrazamos con trajes típicos de principios del siglo XIX, y mis hijos se disfrazaron de personajes más modernos, ya que fue imposible que aceptaran que se disfrazaran como los niños del siglo pasado.

La experiencia de encontrar el disfraz parecía complicada, pero gracias a La Casa de los Disfraces, encontramos los disfraces de manera rápida y fácil. Tienen una gran variedad de disfraces para elegir, es muy fácil encontrar el disfraz que quieres, y además tienen una gran cantidad de accesorios para destacar.

Para finalizar, realizar un viaje puede ser algo tedioso de organizar si buscas ir fuera de España, pero a lo largo de nuestro país existen experiencias que te pueden hacer disfrutar más que fuera de nuestras fronteras. Nosotros realizar un viaje temático en tren disfrazados de la mano de La Casa de los Disfraces, y podemos decir que es una experiencia inolvidable tanto para adultos y niños.