Tu revista de viajes

Castroverde de Campos, pueblo de conquistadores

Es muy curioso que un pueblo de la interior Zamora, por supuesto sin mar, haya dado unos cuantos conquistadores que llevaron el nombre del pueblo allende los mares. Uno de los ejemplos más claros es Diego de Ordás.

Formó parte de las primeras exploraciones a Colombia y Panamá. Se unió a Hernán Cortés en la expedición que este armó para la Conquista de México. El 25 de marzo de 1519, en la batalla de Centla, cerca del río Grijalva, en Tabasco, contra los guerreros mayas tuvo una importante participación y fue uno de quienes fueron reconocidos por la victoria obtenida. Por cierto, regresó a España, siendo el único conquistador de la Nueva España que asistió a la segunda boda de Hernán Cortés, celebrada en Béjar en 1529.

Castroverde de Campos es el pueblo de mi mujer. Solo tiene 350 habitantes pero la verdad es que es un pueblo con mucho encanto que recomiendo para visitar. Castrum Viride aparece citada por primera vez en la delimitación de la diócesis de León que hizo Ordoño II en el año 916. Es por ello que se supone que esta localidad fue de los lugares ocupados durante la colonización leonesa de las riberas de los afluentes del Duero.

Es un pueblo muy ameno. Y lo que llama la atención es que cuenta con tres bares, y oye, los tres están siempre llenos. Dos son los típicos de pueblo, donde la gente va a tomar el vino y a jugar la partida, pero otro es uno de mucha calidad. Se llama Lera y ha recibido más de un premio a nivel regional. Si quieres darte un capricho, con menús de esos estrechos y largos, te recomiendo que lo visites porque vas a salir muy contento. Y ya os digo que quizás dentro de unos años, una estrella Michelín aparezca en su fachada. Tiempo al tiempo.

Una casa amueblada

Durante muchos años mi mujer y yo íbamos de visita, ya que no teníamos casa por cuestiones de herencia. Pero ahora que hemos tenido algo de dinero y hemos visto una buena oferta de una casa en venta, nos hemos construido una. La verdad es que es una gozada de casa, la típica rural de pueblo. Hace poco que la hemos decorado y amueblado. Las obras se las hemos encargado a albañiles del pueblo, ya que hay muchos, pero lo de amueblar lo tenía claro. Eso es cosa de Dismobel, una web de muebles donde encontrarás un amplio catálogo con las últimas tendencias en muebles y decoración con los que podrás conseguir que tu hogar tenga un estilo y personalidad propios.

Lo que más me gusta es ese toque rústico, pero también los muebles que he comprado para el jardín. Allí he hecho una especie de chillo out donde mi mujer y yo pasamos las noches de verano mirando a las estrellas. Unas estrellas que nos recuerdan a todos los antepasados que han visto el cielo de Castroverde. En especial su padre, un enamorado del pueblo, pero que se fue antes de lo que merecía. Por gente como él, hemos querido seguir manteniendo la esencia de seguir yendo a este pueblo de Zamora, que os recomiendo a todos que visitéis.