Tu revista de viajes

Lleva lo necesario siempre que vayas a realizar una ruta

A la hora de preparar una ruta un senderista que se precie tiene que llevar un equipo básico. Voy a contarte lo que suelo llevar yo cada vez que practico senderismo:

Calzado

Es la parte fundamental para un senderista, pues es en los pies donde recae todo el peso del cuerpo y una rozadura o molestias en los pies, pueden amargar cualquier día de ruta. Norma básica: nunca estrenes calzado antes de una ruta larga y muchísimo menos cuando sea una travesía de varios días. Tus pies deben adaptarse con caminatas previas más suaves.

Algo a tener en cuenta cuando vayas a comprarte unas botas es que cuando haces caminatas de más de 12 kilómetros o donde hay fuertes desniveles, el pie se hincha cuanta más distancia y horas llevemos caminando. Si ves que las botas o zapatillas te quedan justas, cómprate un número más.

Calcetines

Debes llevar sí o sí, calcetines de repuesto. Puede pasar que los que llevemos se mojen, que sudemos mucho o que pasemos por lugares donde se nos llenen de pinchos. Fundamental tener unos limpios en la mochila. Tienen más utilidades, como abrigarnos las manos en caso de que nos sorprenda el mal tiempo y no tengamos guantes. Importante que los calcetines no lleven costuras y que no sean muy grandes para así no sufrir de ampollas. Lo mejor es usar calcetines de lycra.

Llevar ropa adecuada

Fundamental para que nos proteja de las inclemencias del tiempo. Entre los meses de octubre a mayo en verano para rutas de varios días, es recomendable llevar siempre un chubasquero en el fondo de la mochila, el cual no pesa nada y casi no ocupa espacio. Recuerda siempre que la ropa más adecuada es la que sea ligera, amplia y que haga posible que tengas libertad de movimientos.

Gafas de Sol: son fundamentales en montaña y deberían tener un alto nivel de protección contra las radiaciones ultravioletas. Las gafas, mejor de calidad.

Botiquín: tienes que llevar uno de forma obligatoria y nunca esperes que alguien vaya a llevarlo por ti. Vale con que lleve un pequeño maletín o bolsita que lleve unas pinzas, tijeras, gasas, tiritas, esparadrapo o vendas.

Lo que no debe faltarte nunca en la mochila

Tienen que ir contigo al ser imprescindibles una linterna, navaja suiza, chubasquero, camiseta interior de repuesto, móvil, silbato, paquete de clínex, guantes, braga polar o gorro polar (también en verano si son rutas de alta montaña. Bebida sin gas y comida suficientes para la ruta y dinero por si hay imprevistos.

Además de esto, hay otros objetos recomendables, caso de la gorra, bastones de senderismo, cámara de fotos, saco de dormir si vas a hacer noche. Y botiquín donde nunca faltarán vendas o spray. Una buena crema solar tampoco está de más.

A nivel tecnológico, podemos llevar una brújula o Gps, ya que es bastante útil para saber nuestra localización en caso de perdernos e incluso podemos meter nuestra ruta y nos mostrará las pendientes que tendrá nuestra ruta.

Un objeto que siempre tuve ganas de tener y que tiene también mucha utilidad son los walkies. Como en el caso del GPS no sabía dónde comprar unos buenos y un buen amigo de la universidad me aconsejó milwalkies.com. Nos recomendaron unos especialmente ideados para nuestra práctica y resistentes al agua que nos vino como anillo al dedo.  A la hora de hacer rutas es importante, puesto que así podemos comunicarnos, especialmente si somos varios en la ruta y alguno ha quedado descolgado. Aunque ahora tengamos los móviles, ya sabemos que en ciertos sitios la cobertura brilla por su ausencia.

El mapa de la ruta es un clásico, pero debemos realizarlo. Si tienes planeado hacer una ruta por tramo comprometido de cornisas, salientes aéreos o descender por zonas escarpadas, puede venirte bien y así facilitará algo la ruta, tanto para ti como para tus compañeros.

Estoy seguro que, después de todos estos consejos, ahora tenéis mucho más fácil el lanzaros a una ruta de senderismo como mandan los cánones. Lo mejor, especialmente al principio es empezar por rutas que son más cortas, no queramos empezar por sitios complicados, pues podemos tener algún susto y la experiencia se va adquiriendo con el tiempo.