Tu revista de viajes

Ruta por el Born

Hablar del Born es hacerlo de un barrio de Barcelona inagotable. Cuenta con una magia especial y para muchos es el barrio más bonito de la capital catalana. Calles de época medieval, rincones con magia y pequeñas iglesias con un encanto que son de lo más adecuado para perderse.

En nuestra ruta comenzamos por la estación de tren de Arc de Triomf uno de los elementos que dejó la Exposición Universal de 1.888 y que divide la Ciudad Vella de los distritos del Eixample y Sant Martí.

Desde este punto podemos entrar en el Born por la calle del Rec Comtal hasta que llegamos a Sant Pere Mitjà. Una vez aquí giramos a la derecha, donde nos espera una de las calles menos conocidas por los turistas a pesar de su encanto, la Plaça Sant Pere y su iglesia, el antiguo Real Monasterio de San Pedro de las Puellas.

No muy lejos está el mercado de Santa Caterina que cuenta con un tejado colorido, gastro bares y múltiples puestos de comida. Una vez se llega a Vita Laietana, podemos observar el pináculo neogótico de la catedral, así como la mastodóntica sede histórica de Catalunya Caixa. En la propia Via Laietana se pueden ver multitud de edificios de principios del siglo pasado.

En la misma calle un poco más abajo se puede ver parte del complejo medieval de la Catedral de Barcelona. No muy lejos, girando a la derecha por carrer de l’Argenteria, una calle repleta de tiendas, hoteles y terrazas que lleva a la Iglesia de Santa María del Mar, llamada también la “Catedral del Mar”. Merece la pena ver esta espectacular iglesia gótica y sus formas estilizadas.

Después de pasear por dentro de Santa María, podemos ir por la calle Montcada, que era una calle lujosa en época del medievo, conservándose todavía muchos palacetes góticos de los siglos XIV, XV y XVI, albergando muchos museos como el Museu Picasso.

Si estás con sed después de tanto andar, te recomendamos que pares en el Xampanyet, que es una de las champañerías más famosas de Barcelona, toda una experiencia. Volvemos a iniciar la ruta y vamos por carrer de Corders, una de las calles más variopintas de toda la ciudad. Cercana está la Plaça de la Llana, en donde estaba el mercado de la lana en su momento. Podemos verlo en la placa de bronce que hay y que representa una rueca y tejedora que recuerdan sus orígenes.

Una ruta con mucho arte

Vamos ahora al norte, en busca del Palau de la Música Catalana, girando a la derecha por el carrer Mercaders. Antes de que se llegue, en la calle Beates, existe un edificio destacable, la Casa del Entremessos, un centro cívico donde están almacenados y expuestos muchos gigantes y cabezudos que suelen salir en fiestas. El cercano Palau de la Música es una de las principales obras del Modernismo Catalán.

Terminamos la ruta yendo a Plaça Urquinaona por la Vía Laietana y el Carrer de les Jonqueres. Donde se bifurcan las dos calles está la que fue la antigua sede de la Caixa.

En cuanto al hospedaje, merece la pena visitar el aparthotel Mercer House Bòria BCN, que está en el mismo barrio y que tiene 11 habitaciones de diferentes categorías y apartamentos turísticos tipo loft en un barrio tan interesante como es el del Born como has podido ver. Una zona histórica, pero con una importante vocación de modernidad.

Una forma de estar dentro del Born y poder visitar la multitud de encantos que tiene y ser punto de partida para conocer más zonas de Barcelona.

Barcelona tiene mucho que ofrecer al visitante y lo mejor que tiene esta zona es que vas a tener muchas zonas de gran interés. Cuando miramos alojamiento, muchas veces vemos alojamientos más económicos, pero que están lejanos del centro, por lo que terminamos perdiendo mucho tiempo en desplazamientos, esto en el Born afortunadamente no pasa, por lo que podrás conocer a fondo Barcelona.

Todo depende ya de los días que tengas para visitar Barcelona, una ciudad que no se ve en un fin de semana y que necesita más días para hacerse una idea de todo lo que tiene que ofrecer al visitante. ¿Te animas a visitarla no?