Tu revista de viajes

Jávea y sus encantos

De los encantos de la costa alicantina poco vamos a descubrir ahora, pero no está de más detenerse y deleitarse de vez en cuando en esas mágicas creaciones de la naturaleza que sacude el litoral alicantino, sobre todo en los días de invierno en los que añoramos los planes veraniegos.

Resulta innegable la belleza de Jávea, enclave costero entre otros, que destaca por su bella y salvaje naturaleza, sus costas con cabos, calitas vírgenes y playas de arena fina, así como sus montañas dueñas de unas vistas espectaculares.

Tanto si queremos visitar Jávea en verano o en invierno, hay lugares que no puedes dejar de visitar, calas, miradores… así como disfrutar de una amplia variedad en restaurantes,  actividades de ocio, tratamientos de belleza y deportes de todo tipo tanto en montaña como en mar.

Jávea, situada entre Denia y Moraira y resguardada del viento por las montañas del Mongó, ofrece a sus habitantes y visitantes un clima cálido durante todo el año. Estas montañas son las que se enfrentan al mar de manera drástica produciendo  un precioso paisaje de unos 15 miradores que recorren todo su litoral. Jávea es un lugar precioso y con mucho encanto donde podemos descubrir monumentos y edificios históricos como la Iglesia de San Bartolomé, el Ayuntamiento, el Mercado Municipal o el Museo etnológico.

La playa del Arenal es la principal dentro de sus 25 km de costa donde se puede encontrar la mayor cantidad de locales de ocio y restauración, mientras que  entre sus acantilados se esconden calitas vírgenes como Cala Granadella o Cala Sardiner. Otro sitio que destaca en su amplia oferta natural es la Reserva Marinal del Cabo de San Antonio, un entorno protegido donde los aficionados a los deportes subacuáticos pueden dar rienda suelta a su pasión.

Un poco de deporte

Algo que no podemos dejar de hacer en algún momento de nuestra vida es coger un kayak o una tabla de paddel sup y recorrer la bahía de Jávea, de ésta manera podrás llegar a sitios a los cuales no llegarías ni verías de otra manera, es una experiencia que se te queda grabada en la retina. Y para experiencia la que supone adentrarse bajo el mar, tanto si eres un poco más aprensivo y te quedas en el snorkel, como si te atreves un poco más allá y te animas a hacer una inmersión, lo vas a disfrutar, y mucho. Poder disfrutar del silencio y del envoltorio de fauna marina que se reúne junto a ti es simplemente una pasada, la belleza y riqueza del fondo marino del litoral alicantino es espectacular y admirado por muchos seguidores del submarinismo.

Del arte de comer en Jávea

Pero no podemos olvidarnos del buen comer y es que en Jávea también podemos disfrutar de una más que extensa red de restaurantes salpicados por todo su territorio entre los que encontrar toda una amplia variedad de tipos de cocina.

Gracias al buscador www.restaurantesenjavea.com podemos encontrar diferentes tipos de restaurantes por todo el territorio de Jávea, bien sea en el Arenal, en el Cabo de la Nao, en el casco histórico, en el Pla, el Montgó, el Puerto y la carretera de Jávea- Benitatxell. Podemos hacer una búsqueda seleccionando la zona, así como seleccionar el tipo de comida que ofrecen, mediterránea, brasería, arroces, casera, contemporánea, creativa, de autor, fusión, ecológica, tradicional, vegetariana…de todo tipo. Esta es una herramienta que nos puede solucionar el plan en un momento, también podemos hacer búsquedas por precio de cubierto o por tipo de servicio.

Si queremos encontrar un sitio donde ir a comer o cenar en la zona del Arenal solo tenemos que seleccionar esta opción y elegir el tipo de comida. En el caso de que elijamos comida mediterránea nos recomienda La Perla, Restaurante Amanecer, Restaurante del parador, el restaurante Calima, el Lungo Mare o Los Remos La Nao, el Posidonia… Si buscamos arroces tenemos el Amarre Tapas, Gastrobar la Creueta, el Sophia’s Resaurant…

Sin dunda una amplia variedad de lugares donde ir a disfrutar de una buena comida junto a una buena compañía a un lugar tan bonito como es Jávea y que no hay que perdérselo, es de obligada visita.