Tu revista de viajes

Actividades deportivas de aventura

Cuando eres autónomo, por mucha fiesta que venga, hay veces en las que es imposible salir de casa así que lo mejor que puedes hacer es amoldarte a la situación en la que te encuentras e intentar buscar alternativas para ti y tu familia. En mi caso, tanto a mi mujer como a mí nos gusta mucho el deporte de aventura y hemos aficionado a nuestro hijo Andrés que, ahora mismo, tiene 8 años pero ya es un experto en algunas disciplinas así que hemos decidido contratar un par de actividades a la empresa ocioaventuracerrogordo.com esta Semana Santa en vista de que no vamos a poder irnos demasiado lejos.

Ocio Aventura Cerro Gordo es una de las mejores empresas que conocemos en Andalucía para practicar rafting y barranquismo, que son los deportes que más practicamos en familia, o al menos es lo que pensamos nosotros  tras haber probado muchas actividades con otras empresas de la zona.

De lo que se trata es de lo siguiente: yo no puedo moverme de la ciudad ni en jueves santo, ni el viernes santo, y el lunes ya tengo que estar de vuelta al trabajo así que sólo nos queda el sábado y el domingo para hacer algo en familia durante esta Semana Santa, lo que significa que muy lejos no podemos irnos. Hace años esto habría sido un problema. Al principio no nos acostumbrábamos a los horarios de los autónomos, o al menos a mis horarios, en los que hay días que tienes tiempo libre por todas partes y otros que, aunque sea fin de semana o festivo, no puedes dejar de trabajar para no perder clientes.

Debido a esto, hace muchos años ya, empezamos a adaptarnos a estos extraños horarios y en lugar de salir de vacaciones nos aficionamos a ciertos deportes de aventura que practicamos siempre que nos es posible.

Buceo, Rafting y Barranquismo

shutterstock_224976280reducida

En los meses más estivales hacemos buceo con botella pero ahora, que eso no es posible o al menos no es demasiado cómodo debido a las bajas temperaturas del mar, nos decantamos más por el rafting y el barranquismo donde también corres peligro de mojarte pero, con un poco de suerte y algo de destreza, sales seco de la experiencia.

Mi hijo, de siete años, es ya todo un hacha. Su agilidad es envidiable y se mueve como si fuera todo un experto así que hemos dejado de temer por si se cae o se hace daño y ahora tenemos por si nosotros nos hacemos daño intentando seguir su ritmo.

El Rafting es el deporte que más nos gusta. En castellano es conocido como descenso de ríos pero como últimamente nuestra sociedad se ha vuelto tan políglota, o tan inglesa, pues se habla más de rafting que de otra cosa.

Lo que más nos gusta es que este deporte te da la oportunidad de vivir una aventura diferente cada vez que lo prácticas. Ningún descenso es igual a otro, aunque bajes por las mismas aguas y aunque lo hagas con el mismo grupo de gente. Siempre es diferente. Además, el subidón de adrenalina es impresionante y económicamente no es de los deportes de aventura más caros que conozco así que al final siempre es una buena opción.

Así que si no tenéis tiempo para viajar pero queréis hacer cosas en familia plantearos actividades como estas. Desconectaréis un poco y os darán la vida que necesitáis para emprender de nuevo un duro camino laboral.