Cómo convertir tu coche en un camper y ahorrar en estadía durante tus vacaciones

Cómo convertir tu coche en un camper y ahorrar en estadía durante tus vacaciones

Mientras el clima se presta para hacer planes fuera de casa y disfrutar de los viajes en carretera, los días de playa y las escapadas rurales, no hay que perder la oportunidad de tomar nuestro coche y proporcionarnos una buena memoria que contar al final del verano.

Sin embargo, hay algunas personas que se detienen al ver que su presupuesto no es capaz de llevarles tan lejos; sin saber que hay cientos de alternativas para hacer rendir esos ahorros y disfrutar de unas vacaciones, siempre que se use la creatividad y se entreguen al espíritu aventurero.

Por ejemplo, podemos ahorrarnos el coste del hotel, el apartamento o la casa rural, el cual suele ser el gasto más elevado, y más bien: ¡viajar con la casa a cuesta!

¿Cómo? Pues convirtiendo nuestro medio de transporte en nuestro hogar durante los días que dure el merecido descanso o el necesitado periodo de desconexión.

Convierte tu coche en un camper

Las autocaravanas y las furgonetas camperizadas son las alternativas más habituales, pero hay que pensar que estás también conllevan un costo, que depende del presupuesto que lo mire, pueden ser un gasto inasequible.

Por eso, está la alternativa de convertir nuestro coche en camper. Cualquiera sirve para esto, desde un pequeño urbano hasta un todoterreno de grandes dimensiones pasando por un monovolumen, siempre que se equipe con una tienda de techo y demás elementos necesarios.

Un ejemplo de ello fue presentado por la firma Land Rover que, en colaboración con la compañía italiana Autohome , ha desarrollado una tienda específica para el techo del nuevo Defender 110.

Cuando el vehículo se encuentra en marcha, queda plegada de forma plana para ofrecer la máxima estabilidad y optimizar la aerodinámica. Además que tiene un sencillo montaje, que se realiza en cuestión de segundos, y se obtiene un amplio espacio de 2,3 metros de largo, 1,3 metros de ancho y 1,5 metros de alto.

En su interior pueden dormir dos personas, que contarán con un colchón, almohadas, luz LED interior y una red para guardar pequeños objetos, además de otras comodidades que los mismos usuarios pueden añadir; y por último, una escalera de aluminio plegable para bajar y subir de la tienda.

Lo mejor, es que es una idea que podemos replicar con nuestro propio coche y no es que tengas que comprar uno nuevo para disfrutar de tus vacaciones low cost con la casa a cuesta.

¿Cómo prepara tu coche camper para el viaje?

Una vez que tengas preparado tu coche camper, UrbanCar, especialistas en la venta de coches sin carnet adaptados a las normativas actuales de las grandes ciudades, te recuerda que deberás revisar tu vehículo para asegurarte que todo funciona a la perfección, que cumple con los requisitos legales y ecológicos de tu destino,  y que, aún más importante, no te dejará varado a mitad de camino:

  • Los amortiguadores. De su buen estado depende la distancia de frenado, el agarre en curvas e, incluso, que suframos aquaplaning si llueve. Un truco para saber si están muy mal es hacer fuerza en el capó hacia abajo y soltar: si el coche rebota mucho, tendrás que sustituirlos.
  • Aceite. Revisa el nivel de aceite del coche con el motor parado y antes de comenzar a circular, y nunca con el coche en pendiente, ya que te daría una medida errónea. Y muy importante, no esperes hasta el último minuto para rellenar tu carga.
  • Los neumáticos. Por Ley, el dibujo del neumático debe tener una profundidad mínima de 1,6 mm. Para comprobar esto, introduce una moneda de 1 euro en el surco que veas más desgastado de la huella del neumático; si la goma de la rueda cubre la circunferencia exterior de la moneda todavía tendrás suficiente dibujo. Aún así, asegúrate también de que la rueda no presenta grietas, cortes, deformaciones o desgastes irregulares en la banda de rodadura, para evitar sorpresas en la carretera que puedan ensombrecer tu viaje. Además, comprueba que tienen la presión correcta recomendada por el fabricante de tu coche: si es muy baja aumenta el consumo y el desgaste de la rueda; y si es muy alta, aumenta el riesgo de reventarse. No obstante, recuerda que hay que sustituirlos, como mucho, cada cinco años o 40.000 km aprox.
  • Niveles. Examina el líquido de frenos y de refrigerante, ya que hay que cambiarlos cada dos años. Revisa los filtros -aceite, aire y combustible- en un taller, y si están en mal estado, aumenta el consumo de carburante hasta un 20%.
  • En caso de lluvia. Asegúrate de que las escobillas limpiaparabrisas de tu coche están en buen estado, sobre todo porque el calor de verano suele acartonar la goma. Para ello, ponlas en marcha y comprueba que su barrido no deja marcas sobre el parabrisas.
  • Batería. Es la principal avería que puede suceder en la carretera, por lo que antes de salir conviene que revisen la batería en un taller. De esta forma, se puede conocer su carga o si sus bornes están sulfatados. Recuerda que su vida útil es de unos cinco años.

 Cómo dormir en tu coche y no perder tu espalda en el intento

Incluso más económico que acondicionar tu coche al estilo camper, es utilizar tu coche como una cama improvisada allí donde te agarre la noche, ya sea carretera, playa o campo. Aquí el problema sería la comodidad.

En este caso, lo primero a tener en cuenta para lograr una noche de comodidad a bordo de tu coche son tus propias dimensiones y las del habitáculo de tu vehículo. Evidentemente, no cualquier modelo se presta a hacerse cama, para empezar, porque los fondos de carga no se hacen planos por completo en la mayoría de los turismos.

Por ejemplo, los modelos más ideales para servir de “habitación móvil” son las  rancheras o modelo familiar de cualquier marca. Los modelos en esta configuración tienen más maletero y, además, el suelo casi siempre queda más plano al prescindir de la segunda fila.

Así, si tu coche se presta para una noche de sueño, el segundo paso es encontrar sobre qué vas a dormir dentro de él. En el mercado hay soluciones para todos los gustos y bolsillos. Por ejemplo, puedes encontrar toda clase de camas hinchables adaptadas a vehículos, que son como esas que hay para las visitas inesperadas en casa, pero con una forma que permiten incrustarlas en los pasos de rueda desde solo 25 euros.

La ventaja de estos es que ocupan poco espacio cuando están doblados y que son muy económicos, pero si es verdad que van perdiendo presión a lo largo de la noche. En este caso, una mejor opción son los colchones de camping, que puedes adquirir por 20 euros y que siguen conservando la ventaja de la practicidad al estar plegados.

Por otro lado, si vas a usar una cama plegable en el coche recuerda que, durante la noche, nada debe quedar fuera del vehículo o te arriesgas a una multa (de esto hablaremos más adelante). Y, además, no está de más recomendarte unos cuantos útiles imprescindibles para dormir en el coche:

  • Parasoles para todas las ventanas. Tienes que pensar que en verano amanece pronto y si tu sueño es ligero, la luz te va a molestar. Además, así aíslas el interior del coche de miradas curiosas y que el coche se caldee debajo del sol.
  • Tapones para los oídos. Si no acostumbras a dormir a la intemperie, el simple sonido de los pájaros te va a despertar, por eso es mejor blindar tus oídos a prueba de cornetas.
  • Linterna: esto porque si usas la luz del coche lo que vas a lograr es que no arranque por la mañana.
  • Altavoz bluetooth: exactamente por el mismo motivo que lo anterior.

Multas por dormir pernoctar en la intemperie

Por último, un factor muy importante que hay que tomar en cuenta a la hora de querer acampar la noche en nuestro coche y es que en España no se permite pernoctar donde a uno le agarre la noche.

Para empezar, porque está prohibida la acampada libre y las multas por hacerlo ascienden hasta los  500 euros. Sin embargo, en esto, como en casi todo lo demás, hay 17 legislaciones diferentes, y cada comunidad autónoma regula a su manera la acampada libre. Así que, para no regresar a casa con una multa más alta que la cuenta de un hotel, debes informarte sobre la legislación sobre acampadas del lugar al que piensas ir a vacacionar.

Esto es clave, porque además resulta que España está llena de sitios con algún tipo de protección medioambiental y, por ejemplo, pernoctar en el coche, en una tienda de campaña o en una autocaravana en el interior de un Parque Nacional está terminantemente prohibido, y lo que muchos no saben es que algunas playas y sus aparcamientos también son espacios naturales protegidos, por lo que tampoco es recomendable usarlo de lugar de estadía.

Por último, recuerda, si vas a usar tu vehículo para dormir dentro en un aparcamiento de playa o en medio de la naturaleza, debes intentar no dejar ningún bulto, equipaje, silla o mesa fuera del vehículo.

Igualmente, cuando te vayas, intenta dejarlo igual de limpio que lo conseguiste. Es decir, no dejes restos o bolsas de basura tiradas lejos de los contenedores dispuestos para ello, ni dejes abandonadas pertenecías de las que quieras deshacerte, a menos que lo hagas en los puntos destinados para dicho fin.