Queso: un producto de referencia para los hosteleros nacionales

shutterstock_1934940086(FILEminimizer)

Todos los bares y restaurantes que se ubican en alguna ciudad o pueblo de España saben de sobra qué tipo de productos no pueden faltar bajo ningún concepto en su carta. Todo lo que es tradicional o típico en nuestro país es una especie de denominador común en todos los negocios hosteleros de nacionalidad española. Y no nos extraña en absoluto. Todos los negocios de este tipo son conscientes de que tanto a las personas de este país como a las que son de otro lado y nos visitan les encanta alguno de los platos o productos típicos de nuestra gastronomía.

En los párrafos que siguen, vamos a hablar de uno de los productos que son más clásicos de una gastronomía como la española, que no es otro que el queso. Sin duda, hablamos de una referencia absoluta en lo que tiene que ver con los gustos de los consumidores españoles. La gran cantidad de quesos que existen a lo largo y ancho de un país como el nuestro hace que sea raro que alguien no se haya animado a probar alguna variedad. Si vosotros sois otras sois alguna de las personas que todavía no ha probado el queso en vuestra vida, os animamos de manera encarecida a que lo hagáis.

Hay muchos tipos de quesos y el portal web Statista consiguió que se mostrara el reparto en el consumo en el año 2020. Según sus datos, el tipo de queso más consumido durante ese año fue el queso fresco, que superaba los 2 kilos por persona a lo largo de todo ese año. El queso semicurado, por su parte, se quedó a las puertas de esa cifra con 1’99 kilos por persona, mientras que otras variantes como el fundido, el tierno, el de oveja o el curado no llegaron al kilo.

Hemos recurrido también a los datos de Statista para saber la evolución en el consumo de estos quesos desde el año 2008 al 2020. De nuevo, el queso fresco es el que se lleva el gato al agua con un consumo en ese último año de 109 millones de kilos. El queso fundido, con 43 millones, ocupó una más que digna segunda posición. No cabe la menor duda de que se trata de cifras que ponen de manifiesto que hablamos de uno de los productos de referencia para un público como lo es la ciudadanía española.

No es de extrañar que no falte queso de ningún tipo en un bar o restaurante de este país. Hablamos de uno de los productos sin los cuales la gastronomía española no sería la misma ni mucho menos. Los profesionales de Adiano nos han indicado que la demanda de diferentes tipos de quesos ha crecido entre los negocios de hostelería y que ese es siempre el mejor síntoma para aclarar que el queso sigue gozando de una excelente salud en lo que tiene que ver con la alimentación en este país. Y seguro que va a seguir siendo así durante muchos años más.

Lo tradicional es algo que siempre funciona

No queremos decir que no haya que innovar de vez en cuando y que tengamos que ser herméticos ante las nuevas tendencias que vengan desde el extranjero, pero os podemos asegurar que lo que es tradicional funciona de lo lindo en un país como lo es el nuestro. Ese es el motivo por el que el queso, el jamón, el aceite, las migas, el pulpo u otros manjares de procedencia española tienen tanto éxito aquí. Y estamos seguros de que así va a seguir siendo de cara a los próximos años.

Además, debemos tener siempre en cuenta que con productos de lo más tradicionales se puede conseguir un resultado bastante innovador y que llame la atención de todos esos paladares que estén deseosos de conocer nuevos sabores. El queso es uno de los productos que más se utilizan para asuntos como de los que venimos hablando. La enorme variedad de quesos que se producen en España, sin duda, ayuda de un modo sustancial a que eso sea posible. Por tanto, seguro que vamos a conseguir que ese efecto innovador con productos tradicionales siga siendo tan real como la vida misma en el interior de nuestras fronteras.

Siempre van a existir argumentos para poner al queso entre los mejores productos que puede ofrecer la gastronomía de este país. Y lo cierto es que ese reconocimiento va a ser más que merecido. No hay nada que pueda usarse en contra de un producto que ha sido tradicional en España desde que se tiene uso de razón y que tantas alegrías nos ha proporcionado a lo largo de los años. Unas alegrías que, por cierto, van a seguir formando parte de nuestra vida puesto que el amor por el queso no caduca.

Comparte esta publicación con tus amigos