Consejos para tener una sonrisa limpia y sana

Consejos para tener una sonrisa limpia y sana

Pocas cosas hay en esta vida más bonitas que una sonrisa limpia y sana. Qué bonito es abrir la boca y comprobar que la sonrisa es resplandeciente. Son muchas las ocasiones en las que tanto hombres como mujeres pierden oportunidades sentimentales y laborales por no tener una sonrisa espléndida. Ahora bien, esto no es fácil. En caso de no seguir unos consejos de higiene y de salud bucodental, el sueño se puede convertir en pesadilla.

Por eso, hoy te vamos a dar una serie de consejos para tener una sonrisa como la de las estrellas de Hollywood. Y es que seguimos pensando que una dentadura sana es el mejor reflejo del alma.

Una limpieza de dientes

Está comprobado que la mayoría de las veces, el cepillado no es suficiente. Aunque lo hagamos muy bien, los restos de comida suelen quedarse entre los dientes. Pero es fácil de conseguir. Esto lo solucionamos con una limpieza dental. Teóricamente, todos pensamos que cepillar los dientes tres veces al día es sinónimo de tener una boca sana. Pero lamentablemente no es suficiente, y eso se acaba notando.

Incluso si tenemos una dentadura perfectamente alineada y saneada, existen huecos a los que no podemos acceder que son los causantes de la aparición de infecciones, caries y sarro, principalmente, algo que nos indican desde la Clínica Dental Dr. Clemente Blanco en Badajoz. Allí se toman muy en serio tu limpieza dental, garantizando una limpieza total de tus piezas dentales para que vuelvas a lucir el blanco de tu esmalte.

La recomendación es que se haga una al año, aunque es cierto que hay gente por razones concretas necesita más de una. De esta manera vamos a complementar las deficiencias del cepillado manual. Si aun llevando esta recomendación a cabo acompañada de una buena higiene, no sigues contento con el tono de tus dientes, quizás sea el momento de dar un paso adelante, y apostar por los blanqueamientos dentales

Blanqueamientos dentales

Como te decimos, si la limpieza no es suficiente para tener unos dientes blancos, hay que apostar por un blanqueamiento. “Con este tratamiento, eliminarás las manchas externas de los dientes causadas por la acción del tabaco y los pigmentos contenidos en los alimentos y bebidas”, explican desde la clínica dental. Y es que en el esmalte hay millones de poros microscópicos que, con el tiempo, permiten el paso de compuestos orgánicos de modo que penetran en la dentina y provocan el proceso de decoloración. Por este motivo, siempre se recomienda que no se abuse del tabaco, del café o de las bebidas con gas.

La combinación perfecta es la de una limpieza de boca periódica (aproximadamente cada seis meses) y el uso habitual de pasta de dientes blanqueadora podría mantener la coloración natural de los dientes. De lo contrario las manchas se harán persistentes e intensificarán su coloración, siendo en tal caso el blanqueamiento dental o la colocación de carillas y fundas las únicas posibilidades de lograrlo.

Cómo es un blanqueamiento

Pues en el caso del que realizan en esta clínica se basa en el uso de los llamados agentes blanqueadores, generalmente peróxido de carbamida y peróxido de hidrógeno, presentes en el gel de aplicación a diferentes concentraciones.

Estos geles actúan haciendo que el oxígeno penetre a través de los poros del esmalte y llegue a la dentina, provocando la descomposición de los compuestos orgánicos atrapados en ella en pequeñas partículas que reflejan mejor la luz y, como consecuencia, aclaran el color de los dientes. El hecho de que estos agentes blanqueadores penetren en la dentina puede ocasionar un aumento de la sensibilidad al frío de los dientes en tanto dura el tratamiento.

Así, se procede a la colocación del gel blanqueador en una férula que luego se introduce en la arcada dental, donde debe permanecer de una a dos horas diarias durante al menos dos semanas. Este tratamiento de blanqueamiento dental se puede realizar en la consulta del odontólogo o en casa, bajo su supervisión.

Estos son los consejos para mantener una sonrisa limpia y sana. Ahora bien, siempre pensando en que tenemos todas las piezas dentales y que no sufrimos ninguna enfermedad. En ese caso, el cantar será otro. Habría que someterse a otras técnicas como las de la implantología, cirugía u ortodoncias. Pero eso ya lo explicaremos otro día en otro artículo. De momento, si mantienes una dentadura sana, solo tienes que pensar en que un dentista te dé los argumentos suficientes para tenerla de 10.