Es tiempo de dar vida en el hogar a tu zona de trabajo

Es tiempo de dar vida en el hogar a tu zona de trabajo

En la nueva realidad que nos ha sorprendido como un tsunami, el teletrabajo se está imponiendo con fuerza y esta va a ser una tendencia sin vuelta atrás, ha venido como dicen los expertos, para quedarse. Pero no siempre tenemos ese espacio adecuado en la vivienda para trabajar sin interrupciones, donde nos podamos concentrar en las tareas de la misma manera que en la oficina, donde todo está pensado para que el rendimiento laboral de los trabajadores sea óptimo. Será necesario, si se nos ofrece e impone el teletrabajo, organizar alguna zona de la casa que esté más desaprovechada, tal vez requiera algunas reformas, o improvisar un espacio que tiene otros usos, alterando un poco el día a día de los habitantes de la vivienda.

Puedes usar para crear tu despacho profesional en tu casa esa habitación “multiusos” que a veces vamos dejando para la plancha, algunos trastos de limpieza, un sofá que no sabemos dónde colocar… Es el momento de desplazar todos esos enseres, buscarles un lugar adecuado que seguro vas a encontrar con un poco de imaginación, y dejar libre ese pequeño cuarto, o grande si es una buhardilla o semisótano, que en muchas ocasiones se queda como trastero, para que ahora pienses en cómo decorarlo y qué muebles necesitas encargar.

Para poner tu oficina en casa piensa en crear un ambiente cálido, con muebles de madera -si son fabricados a medida mucho mejor- sillón de fibras naturales, con luz natural y orientación de la mesa de trabajo para que no te deslumbren los reflejos en la pantalla. En cuanto a las distancias y disposición de la mesa y silla de trabajo, altura, etc., deberás seguir las recomendaciones de Seguridad e Higiene en el trabajo de tu empresa o convenio. En caso de no disponer de esa habitación independiente como despacho, si tienes un salón amplio, puedes habilitar alguno de sus rincones, el más acogedor y tranquilo, e integrarlo como zona de trabajo dentro del salón.

Los muebles a medida, solución para aprovechar tu espacio de trabajo

El espacio con que cuentes es posible que no tenga unas medidas estandarizadas para una mesa, un sillón, una mesa auxiliar para impresora o escáner, una estantería. Lo mejor es tomar medidas y dibujar esa idea de estudio o despacho que necesitas, y hablarlo después con unos profesionales en muebles a medida que harán tu proyecto realidad. Enzomuebles, firma de Salamanca pionera en el sector del mueble a medida, es la empresa que seguramente podrá entender que espacio es el que vas a necesitar, y cómo aprovechar todos los centímetros para que se integren bien los elementos de la zona para trabajar, sin importar las medidas. Con maderas de calidad, o con materiales sintéticos limpios y muy fáciles de mantener, en colores neutros y claros para iluminar tus horas de trabajo. Pídeles también decoración y precios ajustados, Enzomuebles como líder en su sector sabrá escucharte y darte una solución, seguro. Una vez desplazados a tu hogar, te podrán ofrecer ese proyecto totalmente personalizado a tu necesidad, en cuanto a los muebles, diseño, ubicación, calidad de los materiales, acabados, etc. El resultado va a ser una zona de trabajo acogedora, elegante y muy funcional.

 

Si ya tienes tu despacho en casa ¡A trabajar!

Tus muebles a medida, en madera con un acabado lacado mate, por ejemplo, en tono claro, funcionales, con los espacios adecuados a tu actividad, con las baldas exactas y necesarias en las estanterías, con una mesa que tenga una cajonera con ruedas, práctica, y con un mueble auxiliar donde colocar algunos equipos informáticos y de reprografía, o los archivadores que necesites para los expedientes. No te olvides de un organizador de pared para que tengas a mano todo lo que necesitas a diario, y un calendario por supuesto. Ordena tu espacio igual que si estuvieras en la oficina, cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa, que no estén todos los papeles por encima, eso ya no es necesario en absoluto, cada vez menos papeles!

Hay unos hábitos para teletrabajar con éxito, debes seguirlos para que consigas tus objetivos con éxito, que el trabajo vaya todo lo bien que iba cuando estabas en la oficina, y para esto necesitas seguir unas rutinas marcadas, no desviarte ni tener distracciones.

Lo primero es que te arregles por la mañana como si fueras a salir para trabajar, una buena ducha y vestirte adecuadamente reforzará tu autoestima y tu rendimiento, te preparas para el día de trabajo como se merece el día, como te mereces tú. Necesitas esta rutina para que la actividad se desarrolle bien, lo podrás comprobar.

Si consigues que el despacho que has organizado esté separado de zonas de dormitorio, sea cómodo, con paredes despejadas, blancas, cálidas, habrás encontrado tu zona ideal.

Llega a esta zona como si llegaras a tu oficina, para conectarte y ponerte a funcionar, el desayuno deberás haberlo tomado previamente, en la cocina o en el comedor, pero no en la mesa de trabajo, el café muchas veces se derrama, y ya sabes todos esos inconvenientes que tantas veces ocurren en las oficinas. Otra cosa es poner música, si es una música ambiental que te ayude a concentrarte en tu actividad, adelante. Pero nunca debe distraerte de tu trabajo.

El trabajo en casa requiere cumplir estrictamente un horario, igual que en la oficina, de lo contrario, si no te organizas bien con el horario, acabarás trabajando muchas horas, o no se rinde en absoluto.

El horario de trabajo en casa debes respetarlo y hacer eso exactamente, trabajar sin pensar en ninguna otra tarea de tu día a día que puedas tener pendiente. Tu rendimiento debe ser igual que si estuvieras en la oficina, sin ninguna otra distracción.

Durante la jornada de trabajo en el hogar, no dejes que tu móvil particular interfiera con tu actividad, déjalo apartado, en otro lugar de la casa, para no tener que contestar mensajes, ni caer en la tentación de entrar en tus redes sociales. Además, deberás tomarte algún descanso para estirar las piernas, o tomar un tentempié, exactamente igual que lo harías en la oficina, se trata de que trabajes de la misma forma en que lo hacías en tu lugar habitual de trabajo.