La revista que interesa a todos

La creación de piezas de cerámica, un ocio de lo más interesante

Nuevas formas de ocio u otras que ya existían y si revitalizan están siendo protagonistas en la actualidad. El caso es que la participación en los procesos creativos son algo que relaja y de lo más gratificante. Quizá esto sea lo que explica el que cada vez haya más talleres dedicados a la artesanía. En ellos podemos ver como trabajar en cerámica, cocinar o hacer calceta han pasado a estar a la última. El mundo digital en el que vivimos también parece estar dando valor a las actividades manuales, esos trabajos alejados de la red de redes, en definitiva, que parecían estar de capa caída y que ahora vuelven a estar de actualidad.

En esta ocasión, hemos querido abordar la cerámica a mano alzada, donde es posible aprender a realizar piezas en cerámica por uno mismo. Desde Cerámica para Arquitectura, Miguel Bartolomé, su fundador, cree que es un campo en el que hay mucho por andar y donde existe mucha gente con ganas de aprender a realizar sus piezas de cerámica.

Ahora no hace falta pasar por muchos establecimientos buscando revestimientos cerámicos, celosías decorativas o relieves modernos, ya que nos encontramos ante una opción interesante para desarrollar nuestra creatividad y encontrar lo que buscamos.  Realmente puedes encontrar en el mercado todo lo que necesitas para fabricar piezas de cerámica, solo debes seleccionar los colores, acabados, formas o las medidas que quieres y Cerámica para Arquitectura es una de las empresas donde es posible lograrlo.  Poder adquirir todo tipo de cerámica, celosías o revestimientos de todo tipo es algo de lo más demandado.

¿Cómo se crean?

Casos como el de Cerámica para Arquitectura nos hacen ver que realmente podemos destinar tiempo de ocio a crear cosas útiles que además nos relajarán y harán sentir bien. En este caso concreto, vamos con unos puntos con los que se puede ver cómo es posible crear piezas únicas y originales de manera artesana:

Como es lógico, para el diseño de piezas de cerámica, hay que conocer antes alguna información sobre el producto:

  1. Debemos tener claro qué función hará el producto que queremos diseñar
  2. Se debe definir el sitio donde va a desempeñar la función que queremos
  3. Elegimos la tipología del material cerámico a usar, todo ello basado en la función y en los lugares de colocación, pues dependiendo de todo ello, va a existir un material cerámico ideal a la hora de fabricar los productos
  4. Selección del sistema de producción dependiendo de los materiales, puesto que cada sistema está dirigido a una clase de material, diseño y se fabrica de forma diferente.

En el sitio web de Cerámica para Arquitectura es posible encontrar una serie de fichas con las que te facilitan la fabricación de las piezas de cerámica tal y cómo tú deseas.

Las ventajas de la cerámica en la arquitectura

Entre las mayores ventajas que tiene este material y su uso es la clara mejora de las prestaciones si lo comparamos con otros materiales. La cerámica puede simular cemento, madera, piedra, pero lo bueno es que llega a mejorar las prestaciones que tienen estos materiales en todos los sentidos, pues dura más, es económico y ligero.

Todo esto lo podemos ver en la utilización de la cerámica en las fachadas, que mejoran mucho las eficiencias energéticas en los edificios. Los especialistas en arquitectura no dudan en decir que un edificio que tenga fachada ventilada tiene mejores acondicionamientos térmicos en los edificios, así como unos mejores aislamientos en el plano acústico. La buena absorción de agua en las piezas, es la que resiste los cambios radicales de temperatura o de humedad.

Como es un material de porosidad baja y donde se produce una baja absorción de agua, estamos ante un material idóneo para los ambientes donde prolifera la humedad. Esto hace que en los hogares se utilice para el recubrimiento de cocinas y baños, además de en otros espacios, sin que ello presente problema alguno.

Merece la pena destacar lo fácil que es de limpiar, pues no necesita cuidados especiales, solo con un paño húmedo y en caso de que la cerámica se ensucie, con lejía o detergentes vale. Todo esto hace que sea un material de lo más indicado y nos deja claro las razones de su éxito.