La revista que interesa a todos

Problemas judiciales del sector servicios

El lujo y el turismo también tienen litigios. Puede parecer que tras la capa de brillantina que parece abrazar al sector no hay nada más que más brillos y resplandores, pero lo cierto es que, como en todos los ámbitos de la vida, el sector servicios, en este caso, el sector “lujo” y turismo de lujo, también necesitan acudir a la justicia. Una denuncia por un mal funcionamiento, un despido improcedente, un expediente de regulación de empleo infructuoso dentro del sector, etc., cualquier pleito que nos podamos imaginar también es aplicable al brillante y luminoso sector del turismo, que a veces puede necesitar acudir a los servicios y la experiencia de abogados mercantiles en Madrid, los que tienen ubicación en la capital, en Barcelona o en cualquier zona en la que tengan raíces jurídicas para solucionar los problemas.

Como decíamos con anterioridad, puede resultar extraño, dada la imagen que desprende todo lo relacionado con el turismo, siempre envuelta en un hálito de disfrute, gozo y esparcimiento. Pero las empresas relacionadas con el turismo también pueden verse envueltas en pleitos judiciales por cualquier pequeña circunstancia o, incluso, por problemas graves que necesitan ser esclarecidos. El lector se puede estar preguntando cuáles son este tipo de problemas en este momento. Pues, a bote pronto, se vienen a la cabeza las denuncias de clientes por malas prácticas, en muchas ocasiones con sentido, en otras completamente falsas. Por ejemplo. O problemas mucho más graves como denuncias por peleas en las instalaciones vacacionales o, yendo mucho más allá, por prácticas del cliente que ponen en riesgo su seguridad, pero para las que el hotel, apartamento o establecimiento turístico, sea cual sea su condición, necesita disponer una seguridad (se viene a la mente el terrible balconing, tan de moda en hoteles frecuentados por jóvenes británicos en las islas Baleares y otros lugares de la costa mediterránea).

Son, como vemos, problemas en los que el sector jurídico del sector servicios tiene que entrar en liza para aportar soluciones y una visión profesional sobre determinados aspectos. Otro de los posibles problemas, en zonas turísticas, hoteles y apartamentos de veraneo, puede tener que ver con las piscinas y todo lo relacionado con ellas. Lo normal es que, en este tipo de viviendas más enfocadas al recreo veraniego o vacacional, existan piscinas. Sin embargo, también de un elemento tan destinado, aparentemente, al disfrute y el ocio, pueden venir denuncias, problemas y vacíos a resolver. Uno de ellos, precisamente, tiene que ver con el ya citado balconing, para el que se necesita una terraza y una piscina a la que poder saltar. Pero también existen otro tipo de problemas, mucho más oscuros en algunos casos. Se trata de los ahogamientos o las lesiones que ocurren en la piscina. Si tiene lugar alguna incidencia de este tipo, lo normal es que se entre en juicios directamente, tanto trabajadores del hotel como la propia entidad y los afectados. En estos casos, lo más recomendable es delegar nuestros intereses en manos expertas que controlen cada centímetro del problema y puedan aportar su experiencia para llegar a la mejor solución. Una solución que, probablemente, resida en ofrecer a las dos partes el acuerdo que suponga la menor lasitud para ambas. Un proceso judicial es, en cualquier caso, agotador y muy difícil de compaginar con determinadas labores necesarias del día a día (trabajo, cuidado y atención de nuestros hijos y otras actividades). Por eso, nadie quiere meterse en una cadena de procesos judiciales que quién sabe dónde lo van a llevar. Sin embargo, en caso de ser absolutamente necesario, lo mejor es acudir a los mejores abogados civiles o mercantiles. La solución, si vives en la zona centro de la península, Madrid y alrededores, puede estar en el bufete de abogados de Miguel Durán, con décadas de experiencia e inconformismo. Un seguro de lucha ante la adversidad. Justo lo que necesitan, en muchos casos, estas empresas del sector.

Deja un comentario