¿Por qué debes elegir muebles de acero inoxidable para tu laboratorio médico?

¿Por qué debes elegir muebles de acero inoxidable para tu laboratorio médico?

El acero inoxidable es uno de los materiales que mayor evolución ha experimentado dentro del campo de la decoración de hogares, pues cada vez comienza a usarse más, no solo en casa, sino también en negocios de hostelería, de servicios médicos, laboratorios, etc.,  ya que da forma a espectaculares piezas de mobiliario que enriquecen significativamente los espacios y aporta variedad de beneficios a nivel de desempeño.

El acero inoxidable es un material muy robusto y resistente, con multitud de cualidades que lo hacen idóneo para, por ejemplo, su uso en la fabricación de mobiliario sanitario para centros médicos y laboratorios. A continuación, Danvimet, fabricantes de mobiliario de acero inoxidable para todo tipo de espacios, nos explican por qué:

Materiales duraderos y aptos para laboratorio

Los materiales con los que se fabrican los muebles de laboratorio deben ser duraderos y permitir los trabajos de desinfección. Por lo general, se recomienda colocar encimeras con azulejo de cerámica, ya que estas son resistentes a desinfectantes y productos de limpieza abrasivos.

El inconveniente es que la lechada entre azulejos puede acumular microorganismos contaminantes, y tendrás que estar desinfectando con regularidad. Por lo mismo, algunos creen que es mejor adquirir una encimera de madera o acero para evitarse estos problemas.

Sin embargo, en el caso de la madera, esta representa la desventaja de que es difícil de limpiar y se deteriora con el paso del tiempo, además que al mojarse, puede originar componentes contaminantes.

Con respecto a los materiales de laboratorio en general, lo más ideal es el uso del vidrio para realizar los análisis químicos y de otras sustancias abrasivas. Sin embargo, también están predominando los instrumentos de plástico debido a que son ligeros y agilizan el proceso de desinfección al ser desechables.

El uso del acero inoxidable en clínicas y mobiliario sanitario

El motivo más importante por el que el acero inoxidable es el mejor material para el mobiliario de un laboratorio es porque se trata del material más higiénico. Esto gracias a que su superficie lisa, sin porosidades ni rugosidades, evita la acumulación de gérmenes y bacterias.

Además, resulta altamente resistente a las manchas y suciedad, por lo que facilita mantener las condiciones higiénicas y salubres óptimas requeridas en las clínicas y laboratorios; y mejor aún, sin la necesidad del uso de productos químicos o tóxicos para desinfección.

Como dijimos anteriormente, el acero inoxidable es también un material altamente resistente y robusto, lo cual  garantiza la larga vida del producto, y su capacidad de resistir peso y golpes. Por ello, es un material muy usado en camillas y mobiliario quirúrgico.

Por otro lado, su característica anticorrosiva, resistente a las temperaturas extremas, soporta a la perfección el exceso de frío como de calor, así como la exposición a ambientes húmedos. Otra razón por la que perfila como el material ideal para el mobiliario de cualquier laboratorio, en donde se puede trabajar con sustancias corrosivas o inflamables.

El mobiliario elaborado con acero inoxidable al que puedes acceder es múltiple y variado. Es muy aconsejable usarlo en todo el mobiliario básico de trabajo: ventanas, armarios, estanterías, sillas, mesas de trabajo, etc. Pero también lo puedes incluir en el mobiliario específico, como lavabos, lavamanos, lavacuñas, fregaderos, encimeras, bañeras y platos de duchas, etc. Y sobre todo en lavabos quirúrgicos, camillas, mesas de autopsia, campañas de extracción, etc.

En definitiva, se recomienda que todo el mobiliario que se use en centros médicos, clínicas de salud, clínicas veterinarias y laboratorios sea de acero inoxidable en virtud de su resistencia y para evitar la proliferación de gérmenes y bacterias.

¿Cuáles son las ventajas de los muebles de acero inoxidable?

  • Es fácil de limpiar y no alberga plagas ni ácaros debido a su superficie dura y fría.
  • Es fácil de reparar o reemplazar piezas que pueden faltarle, como un perno o una tuerca.
  • El acero inoxidable dura mucho tiempo debido a su componente antinatural.
  • El material es duro y resistente, por lo que las astillas no se producen fácilmente.
  • Este tipo de muebles no ocupa tanto espacio como lo harían los muebles de madera.
  • También ayuda a salvar el medio ambiente, ya que al usar acero o algo similar, disminuye la cantidad de árboles que se talan para crear más y más muebles de madera.
  • Los muebles de acero inoxidable son a pruebas de mascotas. Muchos objetos de acero o acero inoxidable son resistentes a los arañazos, se pueden pulir fácilmente para ocultar algún rasguño o tienen una capa protectora que se ha aplicado para protegerlo de la oxidación y las astillas.
  • Ofrece un toque de modernidad. El acero inoxidable le dará a tus espacios una línea modernistaque ningún otro material puede conseguir, dándoles una imagen futurista o mejor, un estilo industrial, el cual es una de las tendencias decorativas más demandadas en la actualidad. Estos estilos crearán una imagen muy novedosa, lo que a su vez se erigirá como un signo muy evidente de personalidad. Incluso, ya que hablamos de empresas de servicios médicos y de laboratorio, le transmitirás al mundo una imagen de innovación y profesionalidad muy distinguida.
  • Amplia la luminosidad de los espacios. El acero inoxidable es un material idóneo para dotar cualquier espacio de una luz más intensa. Y es que el brillo de este elemento no tiene comparación, por lo que si lo combinas con el impacto del sol, tendrás un espacio lleno de luz.
  • Es un elemento de decoración muy versátil. Y es que, si así lo deseas, podrías incluir el acero inoxidable en casi todos tus muebles, pues además de conformar las estructuras, también funciona para diseñar coberturas que recubran todas tus piezas. Por tanto, solo se trata de utilizar tu imaginación y creatividad para conseguir añadir a cada pieza de mobiliario algo metálico.
  • Se puede encontrar en variedad de formas y aspectos. No hay ningún estilo de diseño imposible de copiar para el acero inoxidable, ya que este logra modelar todo tipo de piezas independientemente de las formas. Por ejemplo, si deseas olvidarte de las líneas rectas, este material es el que mejor se adapta a estas variaciones. Asimismo, también encontrarás muchas posibilidades estéticas, ya que existen muchas clases de acero inoxidable; cobre, hierro, bronce… A buen seguro, encontrarás el que más se ajuste a tus exigencias.

Otros elementos necesarios dentro de un laboratorio

Un  mobiliario del material adecuado no es lo único que se necesita dentro de un laboratorio, este también se componen de otros elementos como:

  • Ventilación adecuada. Ya que dentro de un laboratorio se tiende a trabajar con sustancias nocivas, es importante instalar sistemas de ventilación en todo el espacio para evitar que la salud del personal se vea afectada. Por lo mismo, es primordial que los muebles de laboratorio se encuentren bien ubicados para garantizar la libre circulación por el espacio.
  • Optimización de espacios. Por último, es muy importante que tu mobiliario para laboratorio contribuya a la optimización del espacio. Por ejemplo, las sillas de trabajo deben estar organizadas según el tipo de trabajo que realices, además de contar con un buen espacio para instalar el equipamiento de forma adecuada. Esta organización puede afectar al correcto rendimiento de un laboratorio, ya que afectaría la libre circulación y por lo tanto la eficiencia en el trabajo.