Todo lo que debes saber sobre la ortodoncia invisible 

Todo lo que debes saber sobre la ortodoncia invisible 

La ortodoncia invisible es un tratamiento dental que ha crecido de manera exponencial en los últimos años, ha sido una auténtica revolución y todo el mundo ha oído hablar de ella o conoce a alguien que ha llevado férulas invisibles.

No obstante, la sociedad general tan solo suele conocer que se trata de un tratamiento de ortodoncia que no afecta a la estética y que es de quita y pon por lo que suele haber menos limitaciones que con otros tipos de ortodoncia.

Por ello en este artículo te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre la ortodoncia invisible si estás pensando en optar por este tratamiento dental. También hay que tener en cuenta que siempre deberías pedir consejo a tu especialista de confianza, ya que puede que no sea la mejor técnica para tus necesidades particulares. Pero en este post tendrás un pequeño acercamiento a la ortodoncia invisible.

1. No hay alteraciones en el habla 

Una cuestión que da bastante miedo a las personas que están pensando en optar por la ortodoncia invisible para corregir sus alteraciones dentales es si va a haber alteraciones en el habla, como si la pronunciación cambiará.

Pues según los expertos no hay graves alteraciones en el habla, es normal al principio notar pequeñas alteraciones pero eso se debe a que los pacientes no están acostumbrados a las férulas y notan un cuerpo extraño en su boca. Pero a medida que vayan pasando los días esta alteración se irá reduciendo hasta ser prácticamente nula.

2. Debes llevar puestas las férulas al menos 20 o 22 horas al día

Una de las principales ventajas de la ortodoncia invisible es que las férulas son de quita y pon. Sin embargo, esto no quiere decir que se pueda prescindir de ellas durante gran parte del día. “Es necesario llevar las férulas puestas al menos durante 22 horas para garantizar la eficacia de la ortodoncia. Por lo que aunque se puedan retirar y colocar a placer tan sólo se debería hacer durante el tiempo de las comidas”, explican desde Gabel Dental, clínica de referencia en Móstoles que entre sus amplios tratamientos se encuentra la ortodoncia invisible.

Pero a pesar de que haya que llevar las férulas puestas al menos 22 horas al día, se pueden hacer pequeñas excepciones para días especiales como graduaciones, bodas o bautizos. Pero siempre antes de optar por no llevar las férulas puestas durante este tipo de eventos pide consejo a tu dentista.

3. Durante el tratamiento no hay limitaciones o restricciones en la dieta 

A diferencia de otros tipos de ortodoncia con la ortodoncia invisible no hay limitaciones ni restricciones en la dieta porque los alineadores se deben quitar durante las comidas. Por lo que se puede comer cualquier tipo de alimento.

Sí que hay que tener en cuenta que no se puede comer chicle mientras se llevan puestas las férulas, ya que se pega a ellas y las estropea. También hay que indicar que no se debe abusar de los dulces, pero esta cuestión no por la ortodoncia, sino para no perjudicar la salud dental y no tener altas probabilidades de padecer caries.

4. Es un tratamiento poco doloroso 

Muchas personas piensan que la ortodoncia invisible duele mucho, pero eso no es real. Es normal sentir molestias, ya que los alineadores ejercen presión sobre la dentadura. Sin embargo, se trata de pequeñas molestias, no son dolores fuertes y se suele pasar tras unos cuantos días con las férulas.

5. Es imposible estimar una duración determinada

Cuando una persona quiere comenzar con este tipo de tratamiento siempre se hace la pregunta de cuánto dura, pero esta cuestión es imposible de responder con exactitud, ya que la duración del tratamiento depende de cada paciente, de cómo realice posteriormente el tratamiento, que cumpla poniéndose los alineadores y que no haya complicaciones.

Por lo que si quieres descubrir cuánto tiempo necesitarías para conseguir resultados con la ortodoncia invisible deberías visitar un especialista, que te indicará más o menos la duración necesaria o te dará una fecha orientativa atendiendo a tus particularidades.

6. Son necesarios los retenedores

Muchas personas piensan que tras el periodo de llevar puestas las férulas todo ha terminado, pero no es así. Tras la ortodoncia invisible en la mayoría de casos los expertos recomiendan poner retenedores. Pero no te preocupes, porque este tipo de aparatos no presentan complicaciones como te explicaremos a continuación.

Los retenedores son unos aparatos metálicos que se colocan tras un tratamiento de ortodoncia, no solo con la ortodoncia invisible, también con los brackets. Tienen el objetivo de evitar que las piezas dentales se muevan o desplacen a su posición anterior. Pero no te debes preocupar porque este tipo de aparatos se colocan en la parte interior de la dentadura, por lo que no afectan a la estética de la sonrisa. Además, ni duelen ni presentan molestias, el único inconveniente que tienen es que puede que restos de alimentos se queden atrapados en ellos. Pero con una limpieza de la boca y pasando el cepillo de dientes por ahí se elimina toda la suciedad fácilmente.

7. ¿Cuánto cuesta? 

Por último, si estás planteándote optar por la ortodoncia invisible para solucionar tus problemas dentales seguro que te estás preguntado cuánto cuesta este tipo de tratamiento. Pero al igual que la duración es muy difícil de estimar, el precio dependerá de muchos factores. Principalmente de cada caso particular, pero también de la clínica que escojas, ya que cada profesional pone un precio a sus tratamientos o servicios. Puedes pedir presupuesto a diferentes especialistas para escoger el que más te convenga pero no tengas en cuenta solo el precio, estudia también si hay que pagar por las revisiones o son gratuitas, ya que esto puede inflar bastante el precio final.

Y estas son las dudas más comunes y pensamientos generales que suele haber sobre el tratamiento de ortodoncia invisible. Como ya os hemos comentado lo mejor para resolver dudas personales, cuánto durará el tratamiento o su coste la mejor opción es visitar a un odontólogo o dentista, que responderá a esas dudas de manera personalizada.